Ir al contenido

Galicia y sus festivales adaptados para personas con movilidad reducida

En verano se organizan numerosos festivales por todo el territorio español, sin embargo, los que se realizan en Galicia presentan una característica especial: la mayoría de ellos están adaptados para personas con movilidad reducida.

“Las personas con movilidad reducida tienen derecho a pasar un buen rato escuchando música o viendo una obra de teatro, por ello, en Galicia se procura que gran parte de los festivales que se desarrollan cuenten con los mecanismos necesarios para garantizar la accesibilidad a las personas con movilidad reducida” expone Nayara Herrera, encargada de la organización de uno de estos festivales.

En este sentido, los festivales disponen de rampas para sillas de ruedas, que se pueden desplazar fácilmente de un lugar a otro, cabinas de baño, especialmente diseñadas para personas con movilidad reducida, así como plataformas elevadas con las que mejorar su visibilidad.

“Es importante garantizar tanto que las personas con discapacidad puedan acceder de manera cómoda al recinto como que puedan disfrutar del evento en las mismas condiciones que el resto de los asistentes, de ahí que se habiliten rampas y plataformas” explica la organizadora de eventos.

Incluso, hay festivales gallegos que instalan una parcela adecuada para discapacitados, plazas de parking especiales y que ofrecen descuentos o entradas gratuitas para personas que superen el 65% de discapacidad.

“Estas medidas fomentan que las personas con movilidad reducida opten por asistir a los festivales en vez de quedarse en casa, lo que mejora su autoestima y calidad de vida notablemente” comenta.

Y es que las personas con discapacidades agradecen a los organizadores de los festivales de Galicia estas acciones que favorecen a su integración en la sociedad.

“Somos conscientes de que insertar una rampa o una plataforma para personas con movilidad reducida es un gasto extra, sin embargo, para nosotros significa la diferencia entre poder asistir a un evento que nos  interesa o tener que verlo a través de una pantalla, por lo que se lo agradecemos enormemente”, declara Adrían Ferrer, un joven  gallego de 26 años con movilidad reducida.

Con este compromiso e implicación con los problemas de la sociedad, los festivales de música gallegos demuestran que son algo más que ocio y entretenimiento, mejorando su reputación en todo el país.

Published inUncategorized

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *