Ir al contenido

La música de las películas porno

La música que suele acompañar la pornografía de hoy tiene mucho de intrascendente y, a menos de que sea muy, pero muy mala, rara vez es notada por el espectador. Y quizás la increíble música dance que acompañaba el porno de antaño y que hoy puede considerarse parte de la historia, pero hasta hoy no parecía tener porno amateur es la que ha eliminado las bandas sonoras digitales que marcaron una etapa en el mundo del porno.

porno está basada en estereotipos y que, en la mayoría de los casos pasa desapercibida ya que la mayoría de las personas no se enfoca en esos simples detalles, sino que sólo la acción que implica ver porno gratis. Sexo, sexo y mas sexo es lo que buscan todos, sin ver la belleza de arte de la música.

Hay que tener en cuenta que la inclusión de la música en los videos porno gratis es casi invisible, debido a que la mayor parte de estos suelen ser de forma amateur y, además, la única música que quieren escuchar muchos es el gemido de una mujer caliente que domine el arte de sexo.

Si nos vamos al pasado, el porno de antaño fue el que más utilizaba la música, ya que solía ser la clave para esas películas. Pero acompañar la pornografía de hoy en día tiene muchas limitantes, por el simple hecho que el espectador (o sea tí), tienden a ir al grano sin notar lo importante que es el tema que suena atrás. Aunque en la actualidad, la música es usada por las grandes productoras de porno, la cuales fusionan los bello de un tema con una despampanante tía de tetas grandes. Probablemente nunca han pensado en eso pero la música en el porno es tan sinónimo de porno como el sonido de unos testículos sudados rebotando contra la piel de una mujer, es una de las mejores sensaciones dentro del acto sexual.

Nombres de mucha historia han llenado la lista de reconocedores del mérito del porno vintage en el desarrollo de las tendencias, como: Johnny Spaziale o Drixxxé, este último un productor francés que trabajó con el grupo de rap Triptik. Ambos se han dedicado por un tiempo a ser curadores de lo mejor de la época para remezclar los sonidos y agregarles un toque de fusión, un poco de disco, bossa nova, funk y hasta jazz.

Así que es hora de prestarle atención a los detalles y no terminar en vano. ¿O no?

Published inUncategorized

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *